Aurora Roja N°46: A recuperar el sentido del 8 de Marzo

Para imprimir la edición N° 46 de Aurora Roja, haz click aquí.

Editorial Aurora Roja y Revista Caminando

Desde hace más de 100 años se viene celebrando a nivel internacional el Día de la Mujer Trabajadora. A pesar de que el sistema capitalista y sus medios de propaganda intenten caracterizar este día como un día de celebración y consumo, este 2017 la acción de las mismas mujeres organizadas ha permitido volver a recuperar su sentido histórico.

Mujeres de más de 80 países han convocado a un paro este 8 de marzo. No sólo un paro productivo tradicional, sino una movilización que se pueda expresar desde las distintas realidades de la mujer trabajadora en el mundo: desde la fábrica, la oficina, y la casa. Esto muestra el dinamismo y la creatividad que caracterizan al movimiento feminista y que éste aporta al movimiento popular.

Y es que razones para movilizarse no faltan. Estamos ante un mundo desigual, quizás más que nunca antes en la historia. Un mundo en el cual la clase trabajadora se encuentra sumamente precarizada. Y esta precarización y explotación afecta doblemente a las mujeres: no sólo tienen que enfrentar la explotación capitalista dentro del trabajo, sino que también están a cargo de la economía del cuidado y de las funciones del trabajo reproductivo.

Dicha situación de desigualdad estructural contra las mujeres, que llamamos patriarcado, se traduce en múltiples dimensiones: diferencias salariales por igual trabajo; cargo del cuidado de los hijos y de los ancianos; acoso callejero y en los lugares de estudio y de trabajo; violencia, feminicidios y violaciones. La opresión llega a ser triple en el caso de las mujeres de la clase trabajadora y de origen migrante, quienes sufren esta realidad en condiciones que son incluso peores a causa del racismo y de la xenofobia.

Frente a toda esta realidad injusta y desigual, es necesario pasar a la acción. El movimiento feminista así lo ha comprendido, y se ha venido abriendo paso, visibilizando injusticias, enfrentando prejuicios, derribando mitos y construyendo poco a poco una nueva forma de ver el mundo. Ahora, lo que se viene es profundizar este camino de avances, tanto hacia la interna de las organizaciones populares, como hacia fuera, llevando el feminismo a todos aquellos lugares en que aún no se haya hecho presente. Las feministas tienen ante sí el desafío de profundizar su programa, ensanchar su movimiento y avanzar en el debate estratégico que nos permita salir a golpear al patriarcado con más fuerza y más claridad.

En esta tarea, las feministas socialistas deben jugar un rol fundamental en impulsar la línea estratégica del feminismo clasista. No nos movilizamos por tener los mismos privilegios que los hombres. Luchamos por abolir todo tipo de privilegios derivados de la clase, el género y la raza. Vale la pena recordar a la histórica dirigenta del feminismo clasista, Alexandra Kollontai:

En el día de la mujer las mujeres organizadas se manifiestan contra su falta de derechos. Pero algunos dicen ¿por qué está separación de las luchas de las mujeres? ¿Por qué hay un día de la Mujer, panfletos especiales para trabajadoras, conferencias y mítines? ¿No es, en fin, una concesión a las feministas y sufraguistas burguesas? Sólo aquellos que no comprendan la diferencia radical entre el movimiento de mujeres socialistas y las sufraguistas burguesas pueden pensar de esa manera.

¿Cuál es el objetivo de las feministas burguesas? Conseguir las mismas ventajas, el mismo poder, los mismos derechos en la sociedad capitalista que poseen ahora sus maridos, padres y hermanos. ¿Cuál es el objetivo de las obreras socialistas? Abolir todo tipo de privilegios que deriven del nacimiento o de la riqueza. A la mujer obrera le es indiferente si su patrón es hombre o mujer.”

Esta edición especial del 8 de marzo, que nace del esfuerzo del Semanario Político Aurora Roja y de la Revista Caminando, tiene por objetivo contribuir al debate sobre el feminismo y sobre cómo superar las desigualdades y explotación que sufre la mujer trabajadora.

Para este objetivo, esta edición incluirá reflexiones sobre estrategia feminista; columna sobre realidades de las mujeres trabajadoras en el Chile neoliberal; entrevistas a las compañeras Claudia Rodríguez, travesti feminista autónoma y a Beatriz Chicori, dirigenta del Parlamento Koz Koz. Asimismo, se incluye una reflexión sobre el rol de los hombres en la lucha por el feminismo y la Asamblea de Varones Antipatriarcales; y una columna sobre la discriminación de las mujeres por el sistema de AFP y las propuestas de la Coordinadora Nacional de Trabajadores/as No+AFP sobre el tema.

Por la soberanía de nuestros pueblos y nuestros cuerpos: ¡Vamos, Mujer trabajadora!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *