Aurora Roja N°50: Resumen Semanal

¿FIN DEL FIN DE CICLO EN AMÉRICA LATINA?

El periodo político actual en América Latina ha sido caracterizado como uno de “restauración conservadora” que significaría el fin de la hegemonía de los Gobiernos Progresistas. Sin embargo, esta semana fue clave respecto al alza que venía sufriendo la “restauración conservadora”, pues en Ecuador triunfó el sucesor de la Revolución Ciudadana, Lenin Moreno, y en Paraguay, una jornada de protestas sociales dejó en evidencia la corrupción del régimen.

En Ecuador, este 2 de abril Lenin Moreno obtuvo un 51.12% de los votos por sobre Guillermo Lasso, candidato de la derecha política y empresarial de dicho país. Lasso se niega a reconocer la victoria de Moreno y acusa fraude electoral, utilizando las mismas mañas de la derecha latinoamericana: el sistema electoral sólo funciona cuando ganan.

Estas elecciones tan reñidas significaron un retroceso en el apoyo popular a la Revolución Ciudadana liderada durante 10 años por Rafael Correa, sin embargo, logran mantener la Presidencia y la mayoría de la Asamblea Nacional. Aun cuando el Gobierno de Correa ha tenido innumerables errores, sobre todo por sus políticas extractivistas y patriarcales, el triunfo de Moreno-Glass significa un freno a la derecha neoliberal putrefacta que venía al alza en América Latina, luego del triunfo electoral en Argentina y el golpe blando en Brasil.

En cuanto a Paraguay, apareció en todas las portadas del mundo luego que manifestantes quemaran el Congreso Nacional. Esta movilización se debió a los intentos del narco-presidente Horacio Cartes (Partido Colorado), cuyos senadores en alianza con senadores del Frente Guazú, liderado por el ex Presidente Fernando Lugo, aprobaron a puertas cerradas una enmienda constitucional que permitirá la re-elección de los Presidentes. Esta enmienda generaba problemas dentro del propio Gobierno de derecha y no contaba con el apoyo popular, por lo cual la actitud mafiosa del Parlamento, terminó con manifestaciones populares que quemaron hasta el mismísimo Congreso. En virtud de estas movilizaciones, Horacio Cartes se vio obligado a llamar a todas las fuerzas políticas con representación institucional para contener el ambiente de protesta, las cuales se han radicalizado en los últimos días y han desbordado al sector “progresistas” hasta entonces liderado por Fernando Lugo.

No obstante lo que está sucediendo en Paraguay y Ecuador, la gran disputa está en Venezuela. El imperialismo ha desplegado todo su poder político mediático para desacreditar al Gobierno Venezolano y acusar de “auto-golpe de Estado”, luego de la sentencia del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) que suspendió a la Asamblea Nacional por desacato, al tener entre sus filas a diputados electos bajo fraude electoral. Durante esta semana el conflicto se intensificará y será clave el apoyo internacional al pueblo venezolano. En esta edición se incluyen una columna analizando la sentencia del TSJ y un comunicado político respecto a cómo enfrentar esta situación.

REFORMAS NEOLIBERALES: EL VERDADERO MOTIVO DEL GOLPE DE ESTADO EN BRASIL

Después de concretizado el golpe de Estado en Brasil, en poco más de siete meses en el poder el gobierno de Michel Temer ha impulsado y aprobado una serie de reformas que minimizan la actividad del Estado, aumenta las desigualdades, despoja de derechos sociales y precariza la fuerza de trabajo.

No contento con aprobar una enmienda que limita el aumento de gasto público en salud y educación para los próximos 20 años, la semana pasada con la excusa de traer mayor seguridad jurídica y un aumento en la creación de empleos, en el 22 de marzo, la Cámara de Diputados votó con carácter de urgencia un proyecto archivado hace 20 años que modifica la ley de trabajo temporal y expande la subcontratación de manera irrestricta e ilimitada.

Actualmente, en Brasil sólo se permite la subcontratación de actividades secundarias que no son el giro principal de una empresa. Ahora no existirá límites para la subcontratación, por lo cual esta medida generará precarización laboral, produciendo despidos masivos para bajar salarios y aumentar las ganancias de las empresas a costa del derecho de las y los trabajadores.

Es momento que la clase trabajadora retome las banderas de lucha en contra del gobierno ilegítimo de Michel Temer y en contra de sus políticas neoliberales que precarizan la vida de las personas. Esto implicará pasar a una nueva fase de movilización que desborde la incapacidad del Partido de los Trabajadores para enfrentar esta arremetida del capital.

FRENTE A LA REFORMA LABORAL PATRONAL: FORMACIÓN, ORGANIZACIÓN Y LUCHA DE LA CLASE TRABAJADORA

El 1 de abril entró en vigencia la Ley N° 20.940, que moderniza el sistema de relaciones laborales, conocida por la opinión pública como la Reforma Laboral del Gobierno de Michelle Bachelet. Desde su origen y tramitación dejó al margen las principales demandas de los trabajadores y trabajadoras cediendo ante las presiones de la alianza político-empresarial que expresa los intereses de la elite.

Esta Reforma Laboral fue resultado del lobby y de la discusión a puertas cerradas, negándose a toda posibilidad de una construcción democrática de una nueva normativa laboral que fuera obra de los y las trabajadoras de Chile en diálogo con el resto de la sociedad.

Es un proyecto que no cumple con sus propios objetivos y estándares: no fortalece el poder de los sindicatos ni la libertad sindical de los trabajadores y trabajadoras, no supera el modelo impuesto en la dictadura por el Plan Laboral de José Piñera y, en muchos aspectos, incluso lo perfecciona: el derecho de negociación colectiva se complejiza, el derecho de huelga no se respeta y el derecho de sindicación se dificulta aumentando los quórums de constitución de sindicatos en las PYMES. Tampoco logra siquiera adaptarse a los estándares internacionales establecidos por la OIT y sus órganos especializados.

El camino de construcción de la nueva alternativa que soñamos para las trabajadoras y trabajadores de Chile nace hoy y comienza por enfrentar la reforma y los procesos de negociación colectiva que se avecinan con la conciencia de que los derechos colectivos, más allá de que lo diga la ley, pertenecen a los trabajadores y deben ser ejercidos. Sólo la organización y lucha de los trabajadores y trabajadoras permitirá conseguir derechos laborales. La emancipación de las trabajadoras y trabajadores debe ser obra de los trabajadores mismos.

Un comentario sobre “Aurora Roja N°50: Resumen Semanal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *