Aurora Roja N°54: Especial 5ta Marcha Plurinacional por la Defensa de las Aguas y los Territorios

Editorial

Este 22 y 23 de Abril, tendrá lugar la “5ª Marcha Plurinacional por la Defensa de las Aguas y los Territorios” en la ciudad de Concepción. En esta versión, la 8ª región será sede de este espacio de encuentro y de intercambio de experiencias de los movimientos y organizaciones sociales que desde diversos territorios han dado la lucha contra un modelo de desarrollo devastador que degrada el medio ambiente, la salud, la cultura, la economía local, el trabajo y el bienestar de la población. Ese modelo de desarrollo se llama extractivismo: sacar la materia prima con altos costos ambientales y destruir el entorno.

Si pudiésemos señalar un hito que diera comienzo a la construcción de movimientos populares en defensa de los territorios, sin duda, serían las masivas protestas contra Hidroaysén en 2011 y la lucha de los habitantes de Freirina, que en un singular acto de protesta radical lograron frenar el funcionamiento nefasto de una planta de cerdos de AgroSuper que traía malos olores. Un tinte de amor por lo propio, por el lugar donde vivimos ha ido sacudiendo a diversas localidades del país, que desde entonces, han ido constituyéndose en un actor social y político fundamental a la hora de definir el cómo queremos vivir en el territorio, y el entorno natural.

¿Qué conflictos, identidades y preocupaciones convocan a un sinnúmero de organizaciones socioambientales, sociales, comunitarias y culturales de norte a sur y de todos los pueblos amigos [1]?

La mega-minería de hierro, oro, cobre y minerales estratégicos para países imperialistas, amenaza con sus faenas, relaves y necesidad de agua indiscriminada a millones de personas del norte y centro del país. La preservación inmediata debido a la dura contaminación del recurso agua es crucial en estos momentos.

Diversas comunidades mapuche y chilenas asumen día a día el problema de la escasez de agua debido a la sequía y la plantación extensiva de pinos y eucaliptus: misma explotación de bosques que sin regulación del Estado, ni control legal o de seguridad alguno, expuso a un voraz megaincendio a por lo menos 5 regiones del país con grave peligro para la vida humana, la diversidad y la seguridad.

El rubro energético no para de evaluar, implementar y ejecutar proyectos hidroeléctricos (he ahí la explosión de las falsas centrales de pasada en todo Chile y el Wallmapu, que terminan siendo verdaderas represas de agua), termoeléctricos, terminales de gas, ampliación de industrias, líneas de alta tensión, entre otros; con el fin de alimentar el negocio minero del norte y satisfacer la peligrosa fórmula del “éxito” del modelo de mercado chileno: la extracción de materia prima a destajo, asumiendo costos ambientales fuertísimos, y un saqueo económico amparado por los gobiernos neoliberales de América Latina, incluyendo al de Michelle Bachelet.

¿A qué otra cosa sino fue Michelle Bachelet, previo a su campaña presidencial, a cerrar tratos con Obama para inyectar GNL a Chile a través del fracking [2]? ¿La Agenda Energética 2050 a quien beneficia?

No olvidemos también la lucha emprendida por pobladores y trabajadores del mar de Chiloé tras el desastre laboral y la crisis ambiental generada por el vertimiento ilegal de salmones en la X Región. ¿Quién sino las comunidades locales, los mismos de siempre, nosotros, nuestro Pueblo sufre las consecuencias de un empresariado mafioso, indolente y con un apetito tan voraz, que nunca pagan las consecuencias del daño que provocan, y los problemas que eso trae para las futuras generaciones?

Que la ciudad de Concepción sea sede de este 5º Encuentro viene a demostrar lo planteado: la irrupción de empresarios que traen proyectos con efectos destructivos para la zona. Los ríos Ñuble y Laja están amenazados por sendos proyectos de hidroelectricidad. Mini centrales de pasada buscan instalarse por toda la Provincia de Arauco y la precordillera. Empresas salmoneras arremeten con más de 11 solicitudes acuícolas en Cobquecura, Tomé, Hualpén, San Pedro, Trehuaco, Coelemu, Arauco, Tirúa y Lebu. Dos terminales de gas pretenden instalarse desde hace años en la Bahía de Concepción, con intención de alimentar proyectos termoeléctricos en sectores y comunas agrícolas como Bulnes, Pemuco, San Ignacio, Cabrero, etc. Inclusive el propio Ministro de Medio Ambiente se encuentra seriamente implicado en un conflicto de interés en la región, debido a la asesoría prestada al ex proyecto Octopus, hoy llamado “Biobiogenera”, terminal de GNL Penco-Lirquén, lo que tiene al empresariado muy temeroso de la organización y empoderamiento de los habitantes de la intercomuna, que han salido con radicalidad y valentía a las calles.

Este 5º Encuentro de seguro vendrá a reforzar la línea seguida por el movimiento socioambiental chileno, en alianza y estrecho lazo con el pueblo mapuche y otros pueblos amigos del Abya Yala: seguir fortaleciendo y sumando fuerza social a sus organizaciones y confrontar sin miedo contra los grandes megaproyectos que amenazan el territorio, sean rurales o urbanos. No olvidemos que la problemática ambiental es amplia y tiene otras aristas, por ejemplo, el desarrollo sin control de la ciudad y los problemas de relleno sanitario y pérdida de superficies de humedal y bosque nativo en los poblados.

Es una prioridad en tiempos de esta crisis civilizatoria, reunirnos para reflexionar ya no sólo de las personas, la humanidad; sino también del medio ambiente; y plantear como sociedad que cambios queremos para el futuro y cómo queremos vivir en armonía con el entorno para preservar nuestro mundo, uno mucho mejor, más justo y próspero para las futuras generaciones.

Esta 5ª Marcha será un acto de fuerza y de la decisión que los movimientos territoriales tienen para defender lo que es nuestro: el derecho a decidir el modelo de desarrollo que queremos, comenzar a sentar el principio del fin del extractivismo. Eso requerirá valor y mucha fuerza.

Converger a los movimientos sociales en lucha, plantear una propuesta política de cambio a modo de programa y tener una agenda común que dote de contenidos de mayor alcance a los movimientos que se autoconvocan este fin de semana; de seguro contribuirá a fortalecer la alternativa popular y profunda por los que luchan día a día en los territorios. Superar las reivindicaciones locales por una lucha, consigna o propuesta que englobe a todas las luchas, puede ir en ese sentido.

Potenciar la organización, la conciencia y la profundidad de los movimientos es pilar fundamental; pero sin embargo hay que poner una advertencia sobre la defensa: no sólo debemos defender al territorio de la amenaza extractivista que lo acecha; sino que también debemos defender la integridad de nuestro Pueblo, que ante las acciones de lucha contra este falso modelo de desarrollo; recurre a la persecución política por todas las vías, sean legales, ilegales, o policiales desde el Estado. Ni los grupos económicos; ni los gobiernos empresariales, ni los partidos políticos del viejo orden acudirán en nuestra ayuda. Sólo el Pueblo puede ayudar al Pueblo.

Nuestra lucha es por una Vida Digna

A ejercer la democracia directa y la organización territorial para defender lo nuestro

A ejercer soberanía territorial, fin al extractivismo en Chile y el continente

¡A las calles de Concepción este 22 de Abril, gran Marcha Plurinacional por las Aguas y los Territorios!

[1] Chilenos, mapuche, lickanantai, diaguita, aymara, huilliche, colla, etc.

[2] Método de extracción de gas natural, conocido por su alta peligrosidad y contaminación en las aguas y la salud de la población norteamericana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *