Comunidades Educativas: Ideas para una estrategia de control que dispute la hegemonía en la educación

Por Simón Manríquez Villena, ContraCorriente Concepción

Introducción

Y vuestra educación ¿no está también determinada por la sociedad, por las condiciones sociales en que educáis a vuestros hijos, por la intervención directa o indirecta de la sociedad a través de la escuela, etc.?

K. Marx y F. Engels, Manifiesto del Partido Comunista.

Antes de adentrarnos a la discusión y propuesta para el área educativa no debemos enajenar a esta de la realidad nacional e internacional.

La crisis educativa responde una forma de organización política, económica y social de carácter internacional, la organización del capitalismo, patriarcado y colonialismo. Y en concreto en nuestra realidad nacional el capitalismo ha tomado forma en un nuevo modelo: neoliberalismo.

El neoliberalismo como modelo ha tenido su sustento en diversos pilares de control económico y cultural en la población. Se ha basado en premisas como la desarticulación del sistema público y la promoción de la administración privada como la solución “a un estado que no es capaz de hacerse cargo de la administración servicios sociales”.

Es así como se ha desarticulado la salud y la educación pública, al anterior sistema de pensiones, entre otras cosas. Una vez ingresado el sector privado a la administración de estos servicios, fueron transformándose en bienes de los cuales han logrado obtener utilidades multimillonarias, en total desmedro de la integridad y desarrollo de nuestro pueblo.

Disputar entonces el área de la educación es disputarle al neoliberalismo, pero debemos tener claro que sin un cambio radical completo al modelo no se lograrán cambios estructurales en educación. Es decir, intentando cambiar sólo la educación no lograremos reformularla por completo.

La educación en sí, ha logrado aumentar las utilidades de estos sectores por medio de dos premisas distintas pero interrelacionadas.

  1. La orientación del conocimiento y

  2. La educación como bien de consumo

Diagnóstico

1. La orientación del conocimiento

La Escuela es uno de los aparatos más importantes para permitir que la pequeña burguesía, y los sectores intermedios, adquieran y/o mantengan un lugar al lado de los explotadores.

Por tanto, desde el punto de vista de la burguesía, la Escuela posee una importancia capital como mecanismo de mantenimiento de su dominación sobre la pequeña burguesía. Resulta por ello fundamental para la dominación burguesa el que se difunda y sostenga eficazmente dentro de la sociedad –y ello para todas las clases sociales y grupos– la imagen pequeñoburguesa de la Escuela. No se trata sólo de que la Escuela cumpla con sus funciones de reproducción del régimen capitalista –es decir, la preparación de explotadores y explotados– sino que además se consolide la creencia acerca de su función promocional. “

Tomas Vasconi, “Contra la Escuela”

La educación y su lógica de escuela como institución, desde la educación pre-escolar al postgrado, es necesaria tanto para mejorar la cadena productiva del capitalismo así también como para permearnos y adoctrinarnos de la ideología capitalista, colonialista y patriarcal.

Es por esto que dividiremos el eje en dos:

1.1. Uso de la diversidad de las ciencias para mejorar las utilidades de los distintos modelos de producción de la burguesía.

Desde la globalidad, existen planes a nivel mundial que tienen como función fortalecer los modelos de producción, como lo ha sido el plan Bolonia, reforma universitaria en Europa, donde han participado en su construcción grandes conglomerados como Nestlé, British Telecom, Siemens, Renault, entre otras.

Que ha traído consigo consecuencias como la desvalorización del trabajo y la sobreespecialización (acortamiento de carreras, necesidades de hacer cada vez más pos-grados para poder trabajar y obtener una remuneración digna). Plan que se ha tratado de llevar en América Latina través del plan Alfa-Tuning.

Así también a nivel nacional las Universidades son cómplices del extractivismo. En concreto del modelo forestal, salmonero y minero.

Como ejemplo, en la Corporación de la Universidad de Concepción, bajo la complicidad también del estado, existe una empresa denominada Genómica Forestal la cual es financiada por forestales Arauco y Mininco y que se encarga de realizar investigaciones donde hay bastantes avances en torno ingeniería genética para hacer a los pinos y eucaliptus más resistentes al frio y al calor y así expandir el negocio.

Esto en desmedro de nuestra población que tiene que sufrir las consecuencias de los incendios forestales y las sequías en el sur del país y del pueblo mapuche quién tiene que proteger sus territorios ancestrales de esta máquina de la cual son cómplices las fuerzas policiales del estado.

1.2 Adoctrinamiento y la educación como medio de promoción social.

“Cuando la educación no es liberadora, el sueño de los oprimidos es ser el opresor”

Paulo Freire

Los valores instaurados en nuestra educación también son consecuencia del actuar de nuestra población, en una sociedad egoísta, individualista y competitiva. Esta formación es fiel al modelo y dificulta el crecimiento de un tejido social y colectivo.

Además, es un sistema educacional donde un gran pilar de su base es la promoción social que otorga ser profesional. Y que se encuentra alejada/o de las realidades de nuestro pueblo.

2. La educación como bien de consumo

Y la educación como bien de consumo, de la que se ha beneficiado principalmente la banca privada a través del crédito y los sostenedores de la educación a través del lucro que se ha manifestado en el costo de los aranceles, el arriendo de la universidad a empresas asociadas, los sobresueldos, y la subvención del estado a los colegios.

Hemos logrado entonces identificar diversas burguesías.

  1. La burguesía extractivista (forestal, minera y salmonera)

  2. La burguesía internacional

  3. Los sostenedores

  4. La banca privada

Son a estos sectores a quienes debemos disputar, y en segundo lugar también al estado y los gobiernos que han sido cómplices de esta articulación. Porque el estado no ha sido más que un instrumento que ha sido administrado por los representantes de estas burguesías y otras más.

Historia de las estrategias y tácticas

Podemos dividirlas en dos grandes periodos: (1) De los años 20 a los 70; (2) De los años 2000 a la actualidad.

El primer periodo parte con hito bien peculiar que no sucede en Chile, si no en Argentina, en 1919: el Grito de Córdoba. Estudiantes argentinos, al tanto de su realidad nacional, se tomaron la Universidad de Córdoba exigiendo cátedra libre, autonomía, reconocimiento de la organización estudiantil, cátedras paraleles y el co-gobierno (aunque no de la misma forma como se haría en Chile en el proceso de la reforma universitaria), ingreso irrestricto a la Universidad.

Este hecho tardo bastante en poder hacer eco material en nuestro país, y en un proceso que duro más menos de finales de los años 20 a fines de los 70, con ganadas y derrotas, logró madurar una propuesta programática de control de la Universidad en disputa al capitalismo y el imperialismo.

Estamos hablando de la Reforma Universitaria, donde se lograron en diversas universidades de Chile la elección triestamental de autoridades universitarias (como el rector), impulsar proyectos e investigaciones que vinieran a responder a las necesidades de nuestra comunidad. Es así como se creó el Departamento Universitario Obrero Campesino (DUOC), que tuvo como función insertar a la Pontifica Universidad Católica (PUC) en el mundo social. Y la sede del carbón de la Universidad de Concepción con funciones similares.

En la Universidad de Concepción en estos procesos, se logró también terminar con el financiamiento que realizaban las empresas Rockerfeller y Ford a la misma y que realizaban investigación para sus empresas en los Institutos de Ciencias. Sacar a los Cuerpos de Paz, que era una unidad de difusión de la cultura norteamericana en Chile. Se creó un consejo de difusión universitaria que tenía como función llevar la Universidad y la cultura a los sectores que no tenían acceso a ella. Se crearon carreras y cursos a los cuales pudieran acceder el sector de trabajadores. Y se logró el co-gobierno, teniendo las y los estudiantes el 25% de la representación en las elecciones, los consejos universitarios, etc.

Todos estos avances fueron deslegitimados en dictadura y se implanto el modelo neoliberal de la educación a mediados de los años ochenta.

El segundo periodo, de los años 2000 a la actualidad se ha basado en la demanda económica, de la educación como bien y en el peticionismo al Estado. Se ha realizado bajo las consignas del pase escolar, la educación gratuita y de calidad. Ha tenido un carácter económico reivindicativo y durante estos últimos años han surgido esbozos de demandas que vengan a dar respuesta a la orientación del conocimiento, pero no ha sido suficiente.

Propuestas

Quizás a la única burguesía que no se le podrá disputar desde el control de los espacios educativos será la de la banca privada, a la cual habrá que atacar desde la tensión de un movimiento social articulado a la política del CAE y el Fondo Solidario.

Ahora es urgente poder dar una ofensiva al negocio extractivista, a la burguesía mundial y a los sostenedores y grupos económicos dentro de los establecimientos educacionales.

Y es que este es un problema de resistencia, porque aún no se ha fortalecido un programa para la educación desde los diversos actores sociales.

Y la mejor forma de dar resistencia y de también instalar un programa para la educación en nuestros establecimientos es a través del control que puedan tener las y los estudiantes en la gestión y administración en los planteles.

Esto primero a través la triestamentalidad, y la participación de las elecciones de las autoridades universitarias tanto de estudiantes como trabajadoras/es no académicas/os, a través del cogobierno triestamental, por medio de la participación con derecho a voz y voto. Y luego a través de la participación de la comunidad, a través de las mesas de la salud, sindicatos de diversos sectores productivos, grupos culturales, etc., en la que se inserta la Universidad, en el programa de los planteles, esto es, las Comunidades Educativas.

Para esto, los estudiantes deben fortalecer los vínculos con los trabajadores educacionales y levantar demandas que también le hagan sentido, como el fin al subcontrato y otras formas de precarización del trabajo. Vincularse con los sindicatos y movimientos de la región, ya sean de salud, medioambientales. Y así también con los sectores académicos de la Universidad.

Las y los estudiantes deben vincularse y formarse de las demandas antipatriarcales que han levantado nuestras compañeras en los diversos espacios a nivel nacional.

Así también establecer vínculos con el pueblo mapuche que se encuentra en constante disputa con los empresarios forestales y energéticos y el Estado.

Las comunidades pretenden tener el control local de un establecimiento, y deben estar interrelacionadas nacionalmente, en donde sea el pueblo quién determine la orientación del conocimiento, las necesidades cuantitativas y cualitativas de profesionales en nuestro país, la investigación que deba realizarse. Que lleve a cabo programa de extensión universitaria que superen actos culturales de vez en cuando.

Esto es salir del esquema de los establecimientos (Universidades, CFTs, IPs, Liceos) sin alejarse de ellos: articular la educación con las necesidades reales de nuestra comunidad.

Es importante que el estudiantado, sin dejar de lado lo reivindicativo, supere ciertas etapas, madure y logre disputar en sus demandas a quienes nos oprimen.

A ver si logramos dar vuelta a una profecía que se cumplió, proveniente de uno de los intelectuales de la reforma universitaria en Chile. Dice así:

Bajo la sombra de su “legalismo” y su “pacifismo” a nivel nacional, convertirán al estudiante universitario “que va a los obreros” en un asistente social, que organiza centros de madres, kermeses y centros de pobladores, prestos a transformarse en “revolucionarios” activistas de alguna “campaña de finanzas” de los “partidos de la clase obrera” o a jugarse, sumidos en uno de los cíclicos y estériles circos electorales que se repiten sucesiva e inútilmente año tras año en la historia política del país.

El resultado final de todo un período de dirección estudiantil en manos de este complejo democrático-burgués revisionista, será que la heroica combatividad estudiantil inicial caerá en el olvido, la actividad de los estudiantes caerá en la rutina de un solo estudiar, desaparecerá su estrecha vinculación anterior con las batallas de la clase obrera, pasando a ser ello un movimiento esporádico y confuso, sin vigor ni fuerza, que llevará al estudiantado al escepticismo político, convirtiéndose en un ser pasivo y egoísta. Abundarán entre ellos los aspirantistas al “cartón” y los trepadores sociales, que, dedicados al estudio, rechazarán con horror toda causa que los lleve a “perder clase” aislándose así del movimiento histórico, nacional y mundial que está estremeciendo a la Humanidad entera.”

La Revolución Universitaria, Miguel Enríquez, 1966

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *