Entrevista a Paco Ignacio Taibo II: Rescatando al Che desde la cárcel del póster [Primera Parte]

Por Javier Pineda, Aurora Roja

En el contexto de los 50 años del asesinato del Che, entrevistamos al historiador y escritor Paco Ignacio Taibo II, quien a criterios de muchos autores, ha realizado la biografía más completa y detallada del Che: “Ernesto Guevara. También conocido como el Che”. Esta obra es parte de uno de los cientos de escritos que tiene el autor donde destacan sus novelas policiacas. Asimismo, junto a diversos escritores/as han levantado el proyecto de “Para leer en libertad”, desde donde han entregado más de un millón y medio de libros en distintos ayuntamientos de México.

En su casa en la Colonia La Condesa, PIT II conversó con Aurora Roja sobre el aporte del Che, la ética revolucionaria, el zapatismo, la política contemporánea en América Latina y en México, y la necesidad de que la izquierda levante las banderas de la cultura para amplificar su campo de acción. En esta primera parte, conversamos sobre el Che y su aporte los y las revolucionarias de hoy en día.

Javier Pineda: En Chile algunos militantes nos acercamos a su obra por una exposición del profesor Nestor Kohan, el año 2011, donde en el contexto de grandes movilizaciones estudiantiles, fue a presentar su libro “El diario del Che en Bolivia”. En esa oportunidad, nos recomendó como la mejor biografía del Che, su libro “Ernesto Guevara. También conocido como el Che”. A 50 años del asesinato del Che en la selva de Bolivia, queríamos preguntarle a propósito de la realización de la biografía, ¿cómo fue este proceso de recuperar el ser humano del Che y sacarlo de la “cárcel del póster”?

Paco Ignacio Taibo II (PIT): El gran problema es que todo proceso de mitificación implica un proceso de desgaste: Y este proceso de desgaste es básicamente un proceso de simplificación. Pensar en una joven izquierda, una nueva izquierda que adopta el eslogan y no los contenidos, ¿es deprimente no? Ya han pasado demasiados años planetarios en la transmisión ideológica de la simpleza. Estaba leyendo de nuevo ahora, para un artículo sobre los 50 años de la muerte del Che, los escritos sobre la Unión Soviética y había uno en particular que me pareció muy atractivo, cuando se enfrentaba al marxismo de manual que estaba proliferando de manera brutal en Cuba. El Che usaba términos muy fuertes diciendo: “hay que ser bobo para decir esto”.

El nivel de simplificación y establecer una verdad básica que se sobrepone a todas las otras cosas y que es el referencial que es “hay un inevitable camino hacia el socialismo”. Y la palabra inevitable implica que hay unas fuerzas materiales ocultas, subterráneas y de carácter metafísico que empujan hacia el socialismo. Y uno dice: no eso para mí. Revisemos el mundo, ¿no?

Hagamos preguntas muy malignas respecto al mundo, por ejemplo: porqué el barrio donde vivía la burocracia comunista en Alemania oriental, el entrenador de la selección de voleibol, el coronel a cargo de una división de tanques, los burócratas dirigentes de la industria de óptica, ¿por qué ese barrio en las primeras elecciones después de la caída del muro de Berlín vota, no socialdemócrata colega, vota CDU [derecha alemana, partido de Merkel]. Y la respuesta es muy clara: derecha llama a derecha. La burocracia comunista era esencialmente reaccionaria, y va a votar por su paralelo, entonces no hay misterio si analizas.

Pero hay misterios todavía más dolorosos: los trabajadores de la URSS polaca, detractores, hay un momento en que dominan la fábrica en la etapa de Solidaridad, pero la dominan la dominan. Y llega la caída del socialismo realmente inexistente polaco, y esos trabajadores votan privatización. Estás hablando del sector más aguerrido de la clase obrera polaca, 20 años de resistencia, huelgas impresionantes, lucha, organización departamental de base, asambleísmo y votan privatización. Y la respuesta te remite a la idea de que contra el fetichismo de lo social tienes que entrar en el análisis concreto de qué tipo de estructura significa. Propiedad social no es propiedad popular. Propiedad nacional no es propiedad social. Nacionalizar, socializar, estatizar no implica el concepto de propiedad popular que implicaría la voluntad de defenderla. Defender lo tuyo y, entonces, tienes que revisar cuidadosamente y, sin embargo, no desvalorizar frente a la presión imperial los fenómenos nacionalizadores. O frente al arranque neoliberal los fenómenos estatalizadores no son despreciables y, sin embargo, no tienen un componente de poder popular.

JP: ¿Cómo era la visión del Che Guevara respecto a la tesis del poder popular?

PIT: El Che era un cielo que avanzaba a toda velocidad en el pensamiento crítico, camarada. Pero él tiene una formación muy extraña. Es un militante que nunca se forma en el movimiento estudiantil, en el movimiento popular, en la lucha partidaria, si no que se forma como “vagamundo”. América Latina se la conoce a partir de la vivencia personal, y esta suma de vivencias y experiencias le dan una visión que ningún otro dirigente latinoamericano de la época tendría: la América Latina vista desde abajo.

En frente del fenómeno de la Revolución cubana, enfrenta muy rápido el problema de la estatalización cubana que en la espiral de la confrontación contra el imperio gringo es rapidísimo, no están preparados para recibir 50 ingenios, 2000 fábricas, con el problema de los insumos, los logros en industria son fascinantes, es increíble. Repasas las cifras, estudias los casos uno a uno y dices, bueno, aquí hay un componente de magia proletaria, hablándole directamente a los trabajadores y poniendo por delante el estímulo moral logras milagros. Pero los milagros tienen una característica y es si tenemos que establecer nuevas variantes del pensamiento de izquierda, que es la caracterización del milagro, que los milagros tienen duraciones cortas no largas, generan desgaste, entonces el problema de los bienes materiales, los bienes morales, como combinan en el corto, mediano y en el largo plazo, o sea es que hay que volver a ser inteligentes, carajo.

Y bueno, el Che avanzaba en ese camino de una manera cada vez más crítica. Había empezado a leer críticamente, empezado a leer a los herejes, a Trotsky, la historia de la Revolución rusa no estalinista, porque lo que había aprendido de joven eran cuatro ideas básicas sobre las bondades del socialismo estalinista. Hasta que de repente le aplican el electroshock como Franklin y le dice: ¿has estado en las berioskas? Y el Che dice ¿qué? Sí, las tiendas para la nomenclatura. El Che no las había visto, demasiado ocupado en tratar de comprar tractores que sí sirvieran en Checoslovaquía no había visto el nivel de desigualdad que generaban las sociedades pseudo-socialistas, entonces empieza a avanzar cada vez más en este camino, pero con un componente de determinismo histórico muy potente, también es coyuntural. 

Estás hablando de un momento en que la retórica de crear uno, dos, tres, muchos Vietnam, no es una pinche retórica utópica, sino que es lo que estaba sucediendo en Camboya, Laos y Vietnam. Estaba produciendo efervescencia en toda África, y en América Latina no había país en que no hubiera un proyecto revolucionario en menor grado de madurez, en ese sentido entonces la perspectiva de la experiencia boliviana adquiere un doble sentido.

En la guerrilla del Che del 65, la izquierda tiene la mala costumbre de medir por los resultados, y hay un mecanicismo muy brutal que dice: bueno, fracasó en Bolivia, y ¿no hubiera fracasado en Cuba si los aviones disparan un metro más abajo en la emboscada de Alegría del Pío, no? ¿y muere Fidel?

El valor de lo accidental en la historia es mucho más grande de lo que parece y la medida de la historia de partir de “fracasó”, ergo, analicemos el problema de tu fracaso. Pues sí, analicemos el problema de su fracaso, pero también analicemos en que hubo un determinado momento en que el régimen militar boliviano estaba desmoronándose, el Che había dado cuatro combates guerrilleros de menor importancia, pero el Estado estaba cayendo en pedazos.

JP: ¿Y a qué se debe principalmente según usted la derrota militar?

PIT: Primero, el proceso de aislamiento. Una selección equivocada del lugar, la inmadurez en los primeros combates en que la guerrilla no está preparada, la ausencia de la conexión peruano- argentina que tendría que haber madurado, la idea de la base de retaguardias se estropea muy pronto y se duerme una base combatiente y tienen que abandonarla. La ruptura de las dos columnas, la zona que eligieron. Piensa que, a diferencia de la guerrilla cubana, por cada cuadro que el Che perdía en combate en Bolivia, no había un sólo cuadro convencido de recuperar. En la experiencia de la Sierra Maestra, por cada uno de los expedicionarios del Granma muerto, llegaban 25 militantes de las ciudades y campesinos a sumarse. Aquí no. Aquí cada muerto era uno menos, y luego de la ruptura de las dos columnas y el hecho de estarse buscando una a otra en un páramo los llevó a la derrota.

 JP: ¿Cómo afecta al Che la experiencia en el Congo previa a la guerrilla en Bolivia? Por ejemplo, se lee que en el Congo el Che aceptó que el Partido Comunista del Congo asumiera el liderazgo militar, mientras que esto no lo aceptó en Bolivia, lo cual habría generado tensiones internas con el Partido Comunista Boliviano. 

PIT: El Partido Comunista de Kabila y el frente, tenía razones el Congo. Kabila no estaba dispuesto a hacer la Revolución, estaba dispuesto a simular que hacía la Revolución. En Bolivia el aprendizaje del Congo lo llevó a decir “nosotros tenemos que dirigir”. Uno es el que es, y son tus experiencias las que norman tus hechos. Volví a leer la entrevista de [Mario] Monje [líder del Partido Comunista Boliviano para ese entonces] que le hacen en la Unión Soviética, se la hacen en ruso, ya que Monje es un burócrata ruso. Y Monje defiende sus puntos de vista, la idea de los partidos comunistas de los años 60 y 70 que no perciben el calor que se está generando en América Latina a partir de la Revolución cubana y la tensión en que están envueltos en la construcción de frentes populares que no avanzan, movimientos sociales de gran intensidad que no producen cambios. Éramos todos y seguimos siendo hijos de nuestro tiempo, atrapados en las contradicciones de nuestro tiempo.

JP: ¿Cuáles son los elementos esenciales del guevarismo o del legado del Che Guevara 50 años después de su asesinato?

PIT: Creo que las razones de la supervivencia del Che como experiencia vital, eso significa ideas, pensamientos, acciones, comportamientos, visiones, está íntimamente ligada a algunos conceptos que hay que rescatar con toda intensidad: primero el igualitarismo, el Che era el rey del igualitarismo, nunca permitió que la diferenciación burocrática, el poder, lo pervirtiera. Fue igualitarista hasta la muerte en todos lados, donde pisaba.

El segundo, su vagabundeo. Si yo fuera joven y chileno, me lanzaría a conocer el país de veras, en motocicleta, caminando, en los autobuses, a recibir una percepción de abajo hacia arriba de la sociedad. A saber de qué estamos hablando. Muchas veces la izquierda vive bajo los propios fantasmas de sus movilizaciones y no se hace las preguntas terribles. Que es: hemos logrado movilizar doscientos mil, trescientos mil compañeros en torno a una lucha justa, etc., etc., pero ¿qué piensan las mayorías? ¿Cómo se construye el pensamiento reaccionario? ¿Cómo uno incide en los medios? No en la basura que desperdigan todos los días, si no en la cabecita del mercado. Yo incorporaría este segundo elemento sin ninguna duda.

El tercero sería muy primario y muy elemental, que es que hay que aprender a construir el futuro en el presente.

JP: Y respecto a la ética del Che, ¿qué destacaría?

PIT: Yo destacaría estos elementos, sin duda. La tenacidad, el que no permitía que alguien cargara la bandera si él no estaba dispuesto a cargarla, el sentido del humor, muy importante, una izquierda sin sentido del humor es terrible.

JP: Si no, la revolución tendrá sabor a hiel…

PIT: Así es.

 

Un comentario sobre “Entrevista a Paco Ignacio Taibo II: Rescatando al Che desde la cárcel del póster [Primera Parte]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *