Corrupción en Brasil: Posible golpe dentro del golpe

Por Thessa Ferraz

Una grabación en que el presidente golpista Michel Temer confirma tener conocimiento sobre la compra de silencio de Eduardo Cunha (PMDB) llevó la crisis política brasileña a un nuevo nivel. A menos de 9 meses después del impeachment de Dilma Rousseff (PT), es real la posibilidad de que un nuevo proceso de impeachment sea abierto, esta vez, contra Temer.

En la noche del último miércoles 17 de Mayo Brasil vivenció un nuevo capítulo de instabilidad política. Una nueva delación premiada comprobaba la participación de Michel Temer (y de otros actores del golpe a la presidenta electa Dilma Rousseff) en esquemas de corrupción. El secreto a voces aparecía en la palestra pública.

El empresario Joesley Batista, dueño del imperio empresarial JBS (empresa de carne más grande del mundo), acogiéndose al mecanismo de delación compensada, divulgó un audio gravado en marzo de este año en el cual el Presidente ilegítimo, Michel Temer, da su aval para la compra del silencio del diputado destituido y encarcelado Eduardo Cunha (PMDB), quien lideró el proceso de impeachment contra Dilma. En esta grabación, el empresario dijo a Temer que estaba dando a Cunha una cuantía mensual de dinero para que él se mantuviera callado en la cárcel. Frente a esta información, Temer dice en la grabación: “Hay que mantener eso”. Conjuntamente, en otra grabación, Temer indica al diputado Rodrigo Rocha Lourdes (PMDB) para intermediar asuntos de interés de la JBS. El mismo diputado fue filmado, posteriormente, recibiendo una maleta con R$500 mil reales de Joesley.

Frente a las acusaciones, el ministro Edson Fachin, relator de la Operación Lava Jato en el Supremo Tribunal Federal (STF), autorizó la apertura de una investigación contra el presidente Michel Temer. Con la decisión de Fachin, Temer pasa formalmente a la condición de investigado en la Operación Lava Jato por los crímenes de corrupción pasiva, obstrucción a la justicia y organización criminal. Según la Constitución Brasileña, el presidente de la República sólo puede ser investigado por actos cometidos durante el ejercicio del mandato y con autorización del STF.

Desde que las delaciones salieron al público, Michel Temer hizo dos pronunciamientos oficiales. En su primer pronunciamiento el jueves 18 de mayo, cuando aún no se había divulgado públicamente el contenido de la grabación, dijo en su discurso televisado que no renunciaría, que no tiene nada que ocultar y que colaboraría con el TSF, además de que solicitaría una investigación sobre las acusaciones en su contra. En su último pronunciamiento hecho el 20 de Mayo, Temer cambió su discurso y clasificó la grabación como fraudulenta y manipulada. El argumento de adulteración se refiere a una pericia que concluyó que la grabación de la conversación sufrió más de 50 ediciones. Temer, excusándose, informó que pidió la suspensión de la investigación y reiteró que no renunciará.

El gobierno golpista, que contaba con solo 9% de aprobación antes del nuevo escándalo, ahora está al borde del abismo. Apenas se divulgó la denuncia, se iniciaron solicitudes oficiales de impeachment en la cámara. Si alguna de las solicitudes es aceptada, se tramitará en dos turnos en la Cámara y el Senado, como ocurrió con la ex-presidenta electa Dilma Rousseff (PT).

Según la Constitución, si el vice-presidente es depuesto, quien lo sustituye es el presidente de la Cámara, luego el del Senado y, por último, el presidente del Supremo Tribunal Federal (STF). En la línea sucesoria de Temer, estarían el presidente de la Camera Rodrigo Maia (DEM), y el presidente del Senado Eunício Oliveira (PMDB), en este orden. A la medida que tanto Rodrigo Maia como Eunício Oliveira también están entre los citados en las delaciones de la operación Lava Jato, la actual ministra del Supremo Carmem Lucía sería la más probable futura presidenta interina.

Sin embargo, también existe otro mecanismo. La Constitución brasileña prevé la celebración de elecciones indirectas en caso de que Temer deje el poder. Sin embargo, los procedimientos para que este proceso ocurra no son claros, y lo más probable es que se nombraría a algún parlamentario que está involucrado en los casos de corrupción. De todas formas, cualquier salida propuesta por quien ha maniobrado esta serie de golpes será un nuevo golpe en contra del pueblo brasileño.

La lucha por la salida del golpista Temer y por elecciones directas pasan a ser fundamentales en la actual coyuntura. La única alternativa es que los sectores populares sean los protagonistas de la construcción de los nuevos rumbos del país. En este momento crítico, la única salida a la crisis es que el pueblo brasileño se movilice en las calles exigiendo: “¡Fuera Temer!” y “¡Nuevas elecciones directas ya!”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *