El historial de violencia contra Luis Marileo Cariqueo, el comunero mapuche asesinado por un ex carabinero en Ercilla

Por Francisco Parra, equipo Editorial Aurora Roja, publicado originalmente en www.eldesconcierto.cl

Apenas murió a manos de Ignacio Gallegos Pereira el sábado pasado, la prensa comenzó a resaltar su prontuario previo. A sus cortos 24 años, la vida de Marileo se llenó de violencia: allanamientos, gendarmes y cárceles marcaron su adolescencia y juventud. De absuelto a condenado, de huelga de hambre a huelga de hambre.

Luis Marileo Cariqueo tenía solo ocho años de edad cuando vio a Carabineros irrumpir en su hogar, la comunidad José Giñon, en Pidima. En aquel procedimiento, terminó con un corte en su cabeza producto del golpe de un oficial.

En abril de 2010, cuando tenía 17 años llegó hasta el Liceo Técnico Profesional Pailahueque, donde cursaba sus estudios secundarios. Hasta ese lugar llegaron también oficiales de la PDI para tomarlo detenido. Lo sacaron de la sala de clases y pasó a prisión preventiva, acusado de Asociación Ilícita Terrorista, por incendio de camiones y corte del camino que une Victoria y Curacautín.

La aplicación de la Ley Antiterrorista contra menores de edad, como el caso de Marileo, fue denunciado por el relator especial de la ONU Ben Emerson en 2013, quien cuestionó el uso -y abuso- de los testigos protegidos para mantener a menores en prisión. Luis fue absuelto después de más de un año en la cárcel, al comprobarse el montaje de un oficial de inteligencia de Carabineros para inculparlo a él y otros comuneros.

El sábado 10 de junio, un día antes de cumplir 25 años, Luis Humberto Marileo Cariqueo fue asesinado junto a Patricio Gonzáles por el ex sargento de Carabineros Ignacio Gallegos Pereira en Ercilla, quien a punta de balas los repelió por un presunto asalto, causándoles la muerte.

Cortejo Fúnebre de Luis Marileo y Patricio Gonzales / mapuexpress.net

Crónica de una muerte anunciada

No soy un criminal, soy una persona, soy de una etnia, vengo de una comunidad, soy mapuche, y orgulloso de ser mapuche, no voy a aceptar que me pongan el peto ni me esposen los pies”, decía en una entrevista Luis desde el Centro de Penitenciario de Chol Chol en 2011. Llevaba nueve meses recluido, siendo menor de edad.

Dos años antes, en octubre de 2009, un grupo armado llegó hasta el kilómetro 4 de la ruta que une Victoria y Curacautín. Cerca de 30 personas -todas mapuche- fueron sindicados por la Fiscalía como los autores de los delitos de asociación ilícita, homicidio frustrado e incendio de cosa mueble.

En el caso “Peaje Quino” se utilizó el agravante terrorista. Entonces, el adolescente Luis Marileo realizó una huelga de hambre líquida, exigiendo que no se aplicara la Ley Antiterrorista a menores de edad y denunciando “la violación de nuestros derechos como niños y jóvenes por parte del Estado Chileno y del Sistema Judicial, quienes nos privan de nuestra libertad de estudiar, de estar con nuestra familias, quienes han sido víctimas por años de hostigamientos por parte de este Estado, ya que han encarcelado a nuestros tíos, maltratado a nuestras madres, abuelas y hermanos chicos”.

Estuvo 41 días en huelga de hambre en esa ocasión. La depuso después de que el Sename se comprometiera a cumplir compromisos con menores de edad mapuche. Pese a tener solo 17 años, fue el último comunero mapuche preso que mantuvo la huelga más larga.

Quienes lo conocieron lo describen como un verdadero weichafe, alguien que nunca, pese a su corta edad, dejó de luchar por su comunidad. Por eso, su muerte causó conmoción en la zona y ha recibido múltiples señales de apoyo.

En enero de 2014, el Tribunal Oral en lo Penal de Angol lo absolvió de todos los cargos por el caso del Peaje Quino. La prueba en su contra era el testimonio de Raúl Castro Antipán, uno de los imputados, quien además era un infiltrado del Servicio de Inteligencia Policial de Carabineros (Sipolcar).

Castro Antipán reconoció en ese juicio, entre otras cosas, que le entregaba información a Carabineros más de una vez por semana desde febrero de 2009, que le informó a la institución el atentado a un Tur Bus antes de que ocurriera y que se convirtió en infiltrado a los 18 años, después de ser descubierto por robo de armamento mientras hacía el servicio militar en Coyhaique. Le ofrecieron el nuevo rol para evitar ser condenado por la Justicia Militar. Quien era jefe de Inteligencia de Carabineros en esa época era Bruno Villalobos, actual General Director de la institución.

Ese mismo año, a propósito del caso de Luis Marileo, el relator especial de la ONU Ben Emerson denunció lo siguiente: “Quienes fueron condenados por el testimonio de testigos protegidos deberían tener el derecho de que se revisen sus condenas y, cuando resulte apropiado, que se realice un nuevo juicio bajo las disposiciones de la legislación penal ordinaria, sin recurso a testimonios anónimos. Si los fiscales públicos no están preparados voluntariamente para adoptar tal política en este momento, entonces el parlamento debiera promulgar la legislación necesaria para obligarlos a hacerlo, y se debiera asegurar que se realice con urgencia este cambio en la práctica procesal”.

La vida de Luis ha sido bastante compleja, rodeado de violencia, de gendarmes, él vivió su adolescencia y juventud encerrado en una cárcel. Lamentablemente se asemeja a lo que escribió García Márquez, una crónica de una muerte anunciada. Son niños arrastrados a casos de violencia extrema”, reconoce el abogado Sebastián Saavedra, quien lo representó en caso del Peaje Quino.

Cortejo Fúnebre de Luis Marileo y Patricio Gonzales / mapuexpress.net

Entrando y saliendo de prisión

Tras su muerte, diversos medios de prensa han enfatizado en el “amplio prontuario policial” de Luis Marileo Cariqueo. La más connotado fue su condena a 10 años de prisión por el homicidio del parcelero Héctor Gallardo Aillapán.

El propio Luis fue quien se entregó a la PDI, tras conocer que había una orden detención en su contra. “El que nada hace, nada teme”, dijo en ese momento. “Desde ya digo que tengo absoluta inocencia, tengo las manos limpias, jamás mataría a una persona, menos a gente conocida, de mi zona. Hoy me voy a entregar y demostrar mi inocencia a como dé lugar”, agregó.

 

Fue condenado, junto Leonardo Quijón y a un menor de edad, por robo con homicidio frustrado, a cumplir 10 años de prisión.

Tras los hechos del pasado sábado, donde Luis Marileo Cariqueo fue asesinado por presunta legítima defensa del ex sargento de Carabineros Ignacio Gallegos, inmediatamente desde el mundo político se cuestionó su libertad, si había sido condenado hace un par de años. El senador Alberto Espina, por ejemplo, calificó que la situación era una “vergüenza” y que “este sistema es inaceptable porque favorece a los delincuentes y desprotege a las víctimas”. 

Lo cierto es que Marileo accedió al beneficio el año pasado, después de que la Comisión Regional de Libertad Condicional de La Araucanía considerara los años que estuvo preso por la causa del Peaje Quino, sin ser culpable. Sumado a lo cumplido por el homicidio de Gallardo, accedía a la libertad condicional.

Antes, en 2015, protagonizó otra huelga de hambre indefinida, por incumplimiento de los compromisos del gobierno -ya de la Nueva Mayoría- en no aplicación de la Ley Antiterrorista.

La muerte de Luis Marileo Cariqueo

El pasado sábado a las 17:30, tres personas llegaron hasta el fundo El Encino, en la comuna de Los Sauces, perteneciente a Ignacio Gallegos Pereira, un ex sargento de Carabineros.

Lo que se sabe por certeza, es que Gallegos utilizó una escopeta para disparar y repelerlos, pues habrían estado robando unos caballos finasangre, según han publicado diversos medios. Marileo y Patricio Gonzales fueron alcanzados por las balas y murieron en el lugar. De la tercera persona se desconoce su paradero.

En el asalto fue utilizada una camioneta que había sido robada hace una semana en el fundo Palermo de Ercilla, oportunidad en la que las víctimas fueron maniatadas y amenazadas con escopetas”, dijo inmediatamente el gobernador de Malleco Guillermo Price.

Christian Franzani, general de zona de La Araucanía, mantuvo la misma tesis: “Los individuos ingresaron a la casa a las 17:30 horas en un vehículo y a rostro cubierto, procediendo a intimidar al propietario y a su familia con la intención de sustraer caballos de polo y corraleros que se mantienen en una dependencia”.

Gallegos Pereira fue derivado a la Clínica Alemana de Temuco, con una herida de bala en su hombro. En el lugar se encontró una pistola con encargo por robo.

En una declaración pública, la comunidad José Guiñon aseguró que Luis Marileo y Patricio Gonzales se encontraban realizando una acción de control territorial, las que “tienen como objetivo el reconocimiento y recuperación del territorio mapuche que están en manos de latifundistas, parceleros, empresarios, forestales”. Además, denuncian que Gallegos Pereira no actuó en legítima defensa, pues “sin piedad alguna disparó en reiteradas ocasiones a los cuerpos de los epu weichafes”

Una de las detenciones de Luis Marileo resaltadas por la prensa es una detención por abigeato (“robo de ganado”), en 2011. Entonces, en una grabación por video, el comunero denunció un robo de dos caballos y un posterior allanamiento en su comunidad por parte de Carabineros, que lo acusó de “ladrón de caballos”. Tal como las otras veces afirmó que presentaría una denuncia y llegaría hasta las últimas consecuencias. “Hoy Carabineros nos viene a robar, eso ya no puede ser”, dijo.

 

Ayer domingo, día en que Luis hubiese cumplido 25 años, cerca de 100 personas acompañaron a las familias de Marileo y Gonzales al retiro de sus cuerpos de parte del Servicio Médico Legal de Temuco.

No exenta de la vida de violencias que los rodeó, la jornada terminó con un duro enfrentamiento con operarios del GOPE de Carabineros. Al mismo tiempo que se desarrollaba el velorio, la casa de Fredy Marileo, primo de Luis, era allanada. No había orden alguna, pues la última querella por Ley Antiterrorista presentada por el gobierno -por la quema de siete camiones hace unas semanas- permite que este tipo de solicitudes se mantengan en secreto.

Cortejo Fúnebre de Luis Marileo y Patricio Gonzáles / mapuexpress.net

Hoy, a las 14 horas se realizará en la comunidad José Guiñon la última despedida de una vida marcada por la violencia y la falta de paz: El Eluwün del “Gringo”, Luis Marileo Cariqueo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *