Dos Estados-Nación contra un mismo Pueblo: El caso de Facundo Jones Huala

Agradezco a todo mi pueblo nación mapuche, y también a todos los revolucionarios y progresistas que aún viven en esta sociedad, para que podamos liberar de la opresión a todo el mundo, porque no solamente los mapuches tenemos derecho a luchar, espero que en este momento histórico empiece a replantearse todo el mundo la verdadera historia y la estructura de esta sociedad capitalista y opresora que nos mantiene en la miseria, que se mantiene a punta de represión y tortura.”

Facundo Jones Huala, al salir de la cárcel, 2016.

Por Pato Alum

El día martes 27 de junio a pocas horas de reunirse en el palacio de La Moneda, Mauricio Macri y Michelle Bachelet, es detenido muy cerca de San Carlos de Bariloche (Argentina), Facundo Jones Huala, Longko del Pu Lof Cushamen-Provincia de Chubut y militante del movimiento Resistencia Ancestral Mapuche (RAM). En la reunión bilateral, ambos mandatarios junto a sus asesores establecían acuerdos de cooperación en materia energética, minera y de conectividad. Además, según consigna el diario El Clarín abordaron la situación de Galvarino Apablaza y de Facundo Jones Huala. Facundo es un destacado weichafe mapuche del Puelmapu, donde lidera junto a su comunidad procesos de control territorial y de reconstitución del pueblo mapuche, en perspectiva de liberación nacional.

Facundo Jones Huala, en su rol de dirigente, está siendo perseguido por la policía argentina, la que se aprovecha de una solicitud emanada desde la justicia chilena, que persigue al weichafe por inculparlo en una acción de sabotaje realizada en el año 2013 en el Fundo Pisu Pisue en la comuna de Río Bueno, Región de Los Ríos, y por la que estuvo preso en Chile. Sin embargo, el año 2016, se dejó sin efecto la orden de captura internacional en contra de Facundo y se anuló la solicitud de extradición que había emitido el Estado chileno, dejando en libertad al Longko, decisión que fue apelada por la fiscalía argentina y actualmente se encuentra pendiente el pronunciamiento de la Corte Suprema de ese país.

Conociendo esta situación y vulnerando completamente los derechos fundamentales consagrados a nivel internacional, el juez federal de Bariloche tramitó una nueva solicitud de extradición del Estado chileno y ordenó la detención, demostrando así que su prisión solamente persigue fines políticos y se aleja de toda legalidad, buscando reprimir y anular a quien encabeza las acciones contra los proyectos capitalistas, y representa una traba para la agenda de desarrollo del gobierno de Macri.

Así como ocurre en este lado de la cordillera, los proyectos capitalistas están a la orden del día. El principal enemigo de las comunidades es el grupo Bennetton, multinacional italiana que concentra aproximadamente 800.000 hectáreas de tierra en las provincias del sur de Argentina, donde desarrolla proyectos relacionados a la crianza ovina, el monocultivo de soja y pinos, y proyectos de mega-minería. Este es el enemigo de Facundo y su comunidad, que en complicidad con el Estado argentino buscan instalar proyectos mineros devastadores.

La lucha impulsada por el Pu Lof Cushamen, forma parte del proceso de lucha mapuche que comprende a todo el Wallmapu, territorio ancestral que no conoce de fronteras. El pueblo-nación mapuche está encerrado en dos Estado-Nación (el chileno y el argentino), dos Estados que han oprimido sistemáticamente a lo largo de la historia al pueblo mapuche. Si vamos a la historia, en lo que hoy es Argentina por medio de la campaña del desierto, y en Chile con la pacificación de la Araucanía. En la actualidad es mediante los proyectos capitalistas extractivistas, la nueva forma de dominación que se impone en los territorios, no solo afectando a las comunidades mapuche, sino que además a los pueblos de Chile y Argentina. En el marco de esta lucha encarnizada tiene lugar la judicialización de Facundo, que actualmente se encuentra en huelga de hambre exigiendo su libertad, causa que ha concitado el apoyo de distintas organizaciones mapuche.

Procesos de similares características hemos visto por años en nuestro territorio, procesos que han sido reprimidos y judicializados, y luchador@s que han sido encarcelad@s, torturad@s y asesinad@s. Y esto no es casual, pues durante los últimos años cientos de esfuerzos se han orientado a crear espacios colectivos para enfrentarse a la devastación capitalista, espacios donde convergen las luchas del pueblo mapuche y el pueblo chileno, contra el negocio forestal, los proyectos hidroeléctricos, las salmoneras, las termoeléctricas y las mineras, y así de a poco se van aunando esfuerzos que resultan una amenaza para el avance del Capital. De norte a sur y del campo a la ciudad se organizan los territorios para enfrentar a los proyectos capitalistas, y lo más distintivo del último tiempo es que no sólo es para resistir a tal o cual proyecto, sino que también se transita a armar redes de solidaridad, nuevas formas de economía y producción, y nuevas formas de vivir, misma pelea de la cual comienzan a darse luces al otro lado de la cordillera. Hacia allá debemos también mirar.

En síntesis, la lucha de Facundo Jones Huala y su pueblo es una lucha por la vida de todos los pueblos oprimidos del mundo, es una lucha por la libertad, y por el aseguramiento de la existencia de todas las especies que conforman el planeta, por ende, es también nuestra lucha y la lucha de todos los revolucionarios y revolucionarias del continente y el mundo. Estamos convencid@s de que la posibilidad de levantar un proyecto revolucionario en este rincón del mundo, tiene como condición la mancomunión del horizonte socialista y los horizontes de liberación nacional de los pueblos oprimidos del continente. Hacia allá apuntamos, y en esa dirección trabajamos.

¡Libertad a Facundo Jones Huala y a los Presos Políticos Mapuche!

¡Viva el Control Territorial!

¡Por la unidad de los Pueblos Oprimidos del Continente y el Mundo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *