Sobre los últimos sucesos de Violencia machista

Ante el difícil momento que acongoja nuestros corazones, la reflexión y la acción frente a la violencia machista y sus múltiples expresiones es imprescindible.

Hace unos días, una joven costarricense de 23 años fue violada por un oficial en la Escuela de Carabineros. Ante su desesperado intento de suicidio, fue trasladada a un centro de salud institucional, donde la mantuvieron aislada y sedada durante días. Luego, nos enteramos de la triste tragedia de Andrea, la adolescente de 15 años que agonizaba como consecuencia de haber sido drogada, golpeada y violada por un hombre que la contactó por redes sociales. Tras días de lucha su vida se apagó, consolidándose el feminicidio. Ayer, encontraron a una mujer muerta con su hijo de un año al lado, después de 12 horas de asesinada en Viña del Mar.

¿Qué tienen en común las historias de estas mujeres que nos remecen? Que son mujeres, que sus vidas y sus cuerpos fueron mutilados por la mano del patriarcado, implacable esta vez. La violencia se expresó sexualmente y simplemente acabaron con sus vidas.

Estas situaciones son el ejemplo más crudo, de la violencia que sufrimos a diario. Miles de manifestaciones de desvalorización de la vida de las mujeres, la desprotección y vulneración sistemática, que pone nuestro derecho a vivir y desarrollarnos plenamente por debajo de lo que imponga el otro sexo. En una sociedad que observa silenciosamente, las mujeres gritamos cada vez más fuerte, ¡NI UNA MENOS!, mientras los hombres logran que sea una más, una que no es sino la muerte dolorosa de una parte de nosotras y nuestras historias.

Ante esta situación, el feminismo clasista y revolucionario es urgente, una cuestión de vida o muerte. La única posibilidad cierta de acabar con este sistema abominable y todo lo que implique la explotación, dominación y opresión de otr@s. Un feminismo que logre subvertir el orden establecido, que no solo denuncie y visibilice la violencia, sino que logre emplazar las estructuras y generar cambios profundos. Porque no hay otra explicación para el reciente fallo del Tribunal Constitucional respecto al aborto en 3 causales, que la presión conjunta y organizada de las masas.

Hacemos un llamado a participar de las próximas manifestaciones contra estos hechos en todos los territorios, a las compañeras a seguir organizándonos, a los compañeros que van junto a nosotras en la lucha contra el machismo, y por sobre todo, a la sociedad que es cómplice y culpable por acción u omisión.

A todos los hombres que encarnan la posición de privilegios del patriarcado y tienen la posibilidad de usufructuar de la violencia machista: no necesitamos su misericordia, lo necesario es su acción política, acción que no les permita a ellos, ni permita a otros seguir replicando la violencia que se lleva la vida de miles de mujeres.

A las familias que sufren estas pérdidas, a las amigas, a las hermanas y compañeras, un abrazo fuerte y un grito de guerra:

NI UNA MUERTA MÁS.

Por nuestro derecho a vivir.

Convergencia 2 de Abril.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *