Menos sindicatos, menos huelgas y crisis sindical formal, las consecuencias de una reforma laboral con receta neoliberal

Por Escuela Sindical Udec

En julio de 2017, el Observatorio de Huelgas Laborales presentó su estudio e informe de las huelgas laborales del año 2016, donde se hace un seguimiento concreto a la conflictividad laboral, tanto, dentro de la normativa laboral o como fuera de esta, donde se evidencia que desde el 2005 hasta el 2016 existió un incremento constante de las movilizaciones de las y los trabajadores, principalmente con motivos económicos.

Recordemos que grandes huelgas se realizaron durante el año 2016 e inicio del 2017, previo a la entrada en vigencia de la tan bullada reforma laboral.

Las huelgas en las empresas Sodimac y Escondida, sumado a las ya tradicionales movilizaciones del sector público, acapararon la prensa, trayendo consecuencias no solo en términos económicos como lo fue en el caso concreto de la huelga más larga de la minería privada, la que fue realizada porel sindicato de trabajadores de Escondida, sino que demostró los limites propios de la manera de llevar adelante los conflictos sindicales con una camisa de fuerza y ciertos preceptos que fueron consolidados por la nefasta modificación a la legislación laboral, defendida por la Nueva mayoría y cuestionada por la Derecha política, pero que al final del día beneficio a los grandes empresarios.Era que no.

Luego de la entrada en vigencia de la reforma laboral de Bachelet, hemos visto efectos concretos, no solo en temas que se anunciaron con mucho tiempo, como la judicialización de las negociaciones, sino que en lo concreto, no ha significado grandes avances y un salto hacia adelante en los intereses de la clase trabajadora en general.

Los datos son contundentes, durante el primer semestre del 2017, existieron menos huelgas y las que si se realizaron fueron de menor duración que en ocasiones anteriores. La Ministra del Trabajo indicó,muy alegremente, que bajó el porcentaje de huelgas legales, donde el periodo abril-septiembre se han efectuado 47 huelgas, de las 334 aprobadas, reduciendo de un 25% a un 14% las paralizaciones con respecto al 2016 y pasando de un promedio de 24 días en huelga a 13,9 días.

Si a esto le sumamos el desastroso dato que entrega el diario de Agustín Edwards, donde señala que a noviembre del2017 se crearon 3.277 nuevos sindicatos, lo que representa un aumento de 6,6%, respecto del mismo período en el año anterior. Este porcentaje es el más bajo desde 2012, cuando la tasa de creación cayó 4,5%, comparado con 2011,. En tanto, la cifra contrasta con la creación de sindicatos en 2014, cuando aumentó 43,1% respecto del año previo. Es decir, crece, pero a un número sumamente inferior en relación a los últimos 5 años, siendo que la promesa era que se crearían muchas mas organizaciones sindicales.


Esto en conjunto a la debacle y hundimiento de la conducción y la situación de la CUT a nivel general, establece un panorama oscuro.

Con menos organizaciones sindicales, con una tendencia de aumento de formas de conflictuar que al parecer terminaría pos reforma laboral, sumado al complejo escenario formal de las organizaciones macro del mundo del trabajo, con un gobierno conservador y altamente ligado al mundo empresarial más duro, donde además se debe re negociar el salario mínimo y seguir viendo los impactos de la “reformita”, serán como siempre, los propios trabajadores y trabajadoras las que deberán construir las verdaderas alternativas para superar este momento histórico.


La clase trabajadora ha salido de atolladeros más complicados y ha sabido andar, esperemos este ciclo no sea la excepción y se dé concretamente el desborde de la burocracia sindical tóxica, que se supere las camisas de fuerzas formales, y que la articulación más amplia de los intereses de las mayorías puedan fijar un horizonte claro y concreto que significa seguir caminando en un rumbo distinto al que los poderosos de siempre nos tienen acostumbrados, dando vuelta de manera general esta situación en favor de las y los millones de trabajadores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *