Aurora Roja N°90: Resumen Semanal

LA HIPOCRESÍA FRENTE A LA VIOLENCIA

La violencia en nuestra sociedad actual es utilizada para dos fines: (i) conservar una determinada sociedad y su normativa; (ii) o bien, crear una nueva sociedad y operar como factor constituyente. El respeto al Estado de Derecho implica un reconocimiento que la única violencia “legítima” que se puede ejercer es aquella administrada por el Estado, en ciertas situaciones y con determinados límites. Esta perspectiva liberal es inexistente en la realidad.

Una clase establece la violencia para imponerse sobre otra. Esta imposición se cristaliza en una normativa denominada “Estado de Derecho”, con sus respectivas reglas. Pero aún así, esta clase se extralimita en el ejercicio de la violencia cuando ve amenazada la continuidad del régimen. Nuevamente la dualidad de la violencia: como fundante y mecanismo conservador de estas sociedades desiguales. Por esto, el discurso de los “bienintencionados” que condenan toda forma de violencia es hipócrita, o bien, ignorante. Ser consistentes con la idea de “condenar toda forma de violencia” implicaría una crítica absoluta a nuestras sociedades actuales, pero estarían castrados para generar una sociedad nueva. El único mecanismo para crear una nueva sociedad es la violencia revolucionaria ejercida por las grandes mayorías de los pueblos, lo que Benjamín denominaría como violencia divina. El resto es poesía.

La golpiza a Kast en ningún caso es expresión de la “violencia revolucionaria de masas” ni algo similar. Es una reacción natural frente a un provocador y fascista, es la expresión de la rabia acumulada frente a un sujeto que reivindica la violencia en contra de los pobres, las mujeres, los migrantes. Es una expresión del encabronamiento con los políticos y poderosos, que se mantienen inmunes. Y ese es el miedo del establishment frente a esta situación: tienen miedo que les pueda pasar a ellos. Por ello, no dudarán en utilizar a Carabineros para garantizar sus presentaciones, pues la violencia se ejerce para conservar el poder. La anécdota Kast no será más que el relato sobre unas buenas patadas en la retaguardia.

IV MARCHA POR EL DERECHO A LA VIVIENDA Y A LA CIUDAD

Este sábado 24 de marzo en la ciudad de Santiago se realizó durante la mañana la IV Marcha por el derecho a la vivienda y la ciudad, organizada por el Frente de Resistencias Urbanas, el cual convocó a más de cinco mil pobladores de distintas organizaciones sociales y populares.

El Frente de Resistencias Urbanas hizo un llamado “a trabajar colectivamente por conquistar el derecho a la vivienda digna y a consolidar una ciudad inclusiva, solidaria y comunitaria, definida entre todos y todas. Estamos convencidos de que quienes poblamos los espacios somos los que generamos la riqueza y los que construimos y transformamos las ciudades, y no permitiremos que algo tan básico como un techo, ese mismo que construimos día a día, se nos niegue. Y no se trata sólo de una vivienda aislada: se trata de su emplazamiento, su entorno, su conectividad, su acceso, su sentido, su comunidad, su barrio asociado. Su ciudad.

Para avanzar en esta causa reconocemos que tanto el Estado, como la empresa y la sociedad civil tienen un rol clave en la construcción y consolidación de ciudades justas y sostenibles. El logro de esto depende de que generemos espacios de encuentro y podamos tomar medidas conjuntas con miras a una ciudad de todos.”

En los discursos al final de la marcha, la dirigenta del Movimiento Político Ukamau sostuvo que “El desarrollo de nuestra sociedad está en mano de las inmobiliarias y las constructoras, pero nosotros se lo vamos a arrebatar, porque es nuestro derecho. Porque decimos: ¡Ya no Más! Y da lo mismo quien gobierne, porque somos nosotros, el pueblo, la ciudadanía, quienes vamos a cambiar las formas de hacer política y lo estamos haciendo, desde la calle, desde los territorios.”

Por su parte, Natalie Arriagada, vocera del Movimiento de Pobladores/as Vivienda Digna dijo en su discurso que “La política habitacional de estos últimos gobiernos ha fracasado. Donde los allegados, los arrendatarios y los campamentos siguen creciendo día a día mientras vemos en la televisión como la clase política corrupta nos roba día a día los frutos de nuestro trabajo. El flagelo de la pasta base nos roba a nuestras familias y amigos. Mientras las mujeres no trabajan tranquilamente porque no tienen a quien les cuide a sus hijos. Donde caminos en la noche con miedo a ser asaltados por la delincuencia. Que necesitamos los pobladores y las pobladoras decidir dónde queremos vivir y cómo queremos vivir, porque no estamos dispuestos a que nos marginen en las periferias. Vecinos y vecinas, el día de hoy, aquí está el movimiento popular. ¡Arriba los y las que luchan!

Asimismo, María Medina del Campamento “Manuel Bustos” expuso sus anhelos “para que esta marcha se replique en todas las provincias y regiones del país, pues todos debemos marchar juntos”; mientras que Víctor Venegas del Movimiento Solidario Vida Digna manifestó la necesidad de “avanzar a una Ley General de Viviendas que nos garantice unas reglas justas del juego. No es posible que cada Gobierno que llegue, que cada Presidente que llegue, nos cambie el decreto, nos cambie las reglas del juego y nosotros seguimos esperando años, años y años para acceder a la vivienda digna. No puede ser que los terrenos se lo lleven las inmobiliarias. No puede ser que los Municipios prefieran vender los terrenos a las inmobiliarias, ganando plata y que a los pobladores los dejen de lado. Es fundamental que nos empecemos a organizar, que nos encontremos. La organización y la lucha deben ser los elementos fundamentales para avanzar compañeros y compañeras.

Luego de los discursos, las calles de Santiago sentían el eco de la consigna: ¡Morir luchando, sin casa ni cagando!

RENUNCIA DE PEDRO PABLO KUCZYNSKI

PPK era uno de los presidentes favoritos de Estados Unidos. Un economista formado en su país, buen alumno para aprender las recetas del neoliberalismo y de apellido europeo. Sin embargo, lo que auspiciaba como un buen gobierno, no alcanzó ni a durar 2 años. La corrupción, común a todos los gobiernos de la región, le costó la presidencia a PPK, luego de que en una guerra fratricida, el sector de Keiko Fujimori dejara en evidencia los sobornos aceptados por el sector de su hermano Kenji. El Fujimori más contento es Alberto, quien fue indultado por PPK, y hoy descansa en su casa, a pesar de ser responsable de decenas de muertos durante su periodo.

La institucionalidad peruana putrefacta, tal como la de varios países de la región, sin embargo, es destacada a nivel internacional, demostrando la “madurez” de su Asamblea Nacional. Los mismos sujetos responsables de la corrupción, hoy son destacados como paladines de la democracia. Y así es como funciona el Imperio: protege a los suyos y criminaliza al enemigo.

PPK hace unas semanas vociferaba por todos los medios de comunicación que no dejaría entrar a Nicolás Maduro y que éste tendría que ver la Cumbre de las Américas por TV, sin embargo, salió el tiro por la culata: él tendrá que ver la Cumbre desde su casa, porque probablemente quede con prohibición de salida del país mientras se realiza la investigación. Si ésta diera resultado, probablemente pasará al sitial de los ex presidentes en la Dirección de Operaciones Especiales de la Policía Nacional del Perú, donde lo espera Ollanta Humala.

Pero no crean que esto se debe al funcionamiento de la institucionalidad peruana… sólo responde a ajustes de cuentas entre la oligarquía de dicho país. Sabe que pueden prescindir de hombres mientras mantengan el poder. Así, asume como nuevo presidente del Perú Martín Vizcarra, quien era un flamante empresario hasta el 2010. Veremos si lograr llegar hasta el año 2021 o el pueblo peruano se moviliza para exigir nuevas elecciones, única alternativa que podría generar una apertura del escenario político en Perú.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *