Comunicado público Centro de Estudiantes de la Salud – UFRO

Por Centro de Estudiantes de la Salud, Universidad de La Frontera

Ante la histórica movilización que llevan adelante las compañeras de la Universidad de la Frontera, agrupadas en la Asamblea de Mujeres, declaramos lo siguiente:

• Apoyamos sin dudar las acciones llevadas a cabo por las compañeras, que incluyen no solamente la toma de los espacios universitarios, sino que el levantamiento de espacios de defensa, de acompañamiento y sororidad, la amplificación de las voces que denuncian las situaciones de violencia que se viven día a día en la Universidad y en la sociedad y la creación de nuevas formas de relacionarnos, de discutir y de confiar.

• Las demandas planteadas responden a un grito que durante décadas se ha buscado contener por parte de autoridades machistas. Autoridades que han sido cómplices de los círculos de poder y protección que mediante el miedo y la amenaza han gozado de una situación de privilegio amparada en el Estatuto de la UFRO y en el funcionamiento de su orgánica interna.

• No sólo se lucha contra las situaciones de violencia de género, abuso o acoso sexual vistas a través de constantes denuncias y testimonios de compañeras, sino también por transformar nuestras mallas curriculares desde lo más profundo, evidenciando la necesidad de una educación no sexista que nos dé las herramientas para desenvolvernos como profesionales íntegras/os.

• Las compañeras han mostrado lo fundamental de llevar adelante la movilización buscando el encuentro tanto con ex-estudiantes de la UFRO y movimientos sociales, como con las funcionarias y docentes, reconociendo la situación de discriminación y precarización laboral que viven. Por esto, es que llamamos a todas/os las/os estudiantes, a las/os funcionarias/os y nuestras/os docentes, a hacernos parte de este proceso tan trascendental y no permitir que la historia pase delante nuestro. Sabemos que luego de esta movilización, nuestra comunidad universitaria no será la misma, y que por lo mismo, las compañeras abren nuevos caminos para seguir en la construcción de una Nueva Universidad; que forja profesionales al servicio de las necesidades de los pueblos y que luchan contra las injusticias y toda forma de opresión; que dignifica el trabajo del estamento funcionario y docente; que aporta en la tarea de transformar la sociedad.

¡Hasta que la dignidad se haga costumbre!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *