EDITORIAL | A 70 años de la Nakba, seguimos exigiendo una Palestina Libre

Aurora Roja

La muerte de palestinos sigue siendo pan de cada día en la “Tierra Santa”. La Nakba – que significa catástrofe – comenzó el 15 de mayo de 1948, un día después de la creación del Estado de Israel.

La Nakba significó cambio de colonizador. Los últimos habían sido el Imperio Británico que constituyó el Mandato Británico sobre Palestina, luego de vencer al Imperio Turco-Otomano en 1918 (por eso a los árabes que llegaron a Chile después de la Primera Guerra Mundial se les llamaba “turcos”). Pero esta colonización fue mucho peor que las anteriores: los expulsó de sus tierras, para iniciar una marcha sin retorno. Más de 800.000 palestinos fueron expulsados de sus casas y obligados a vivir en el exilio eterno.

Fuera de toda normativa del Derecho Internacional, la colonización sionista se extendió sobre el Territorio Palestino sin césar, y continúa hasta hoy. En 1967 se ocupó todo el territorio palestino: Cisjordania, la Franja de Gaza y Jerusalén. Con el pasar de los años no sólo bastó la ocupación militar, sino también la construcción de colonias ilegales en territorio ocupado se fue extendiendo, en las cuales viven civiles que son defendidos por el Ejército de Israel.

Sorprende como siguen llamando a Israel la “única democracia de Oriente” cuando tiene un sistema de apartheid para la población palestina, tanto dentro de las fronteras de lo que se denomina como Israel y también en Cisjordania, Gaza y Jerusalén. Esta nomenclatura de las zonas palestinas por separado no es casual, pues es prácticamente imposible hablar de un Estado Palestino propiamente tal.

Este sistema de colonización en pleno siglo XXI que debiera desatar la indignación mundial ha tenido un efecto contrario en la “Comunidad Internacional”, la cual es cómplice y en gran medida avala la actitud de Israel hacia el pueblo palestino. Incluso peor: este lunes 14 de mayo Estados Unidos trasladó su Embajada a la ciudad de Jerusalén, al igual que sus lacayos de Paraguay y Guatemala.

A pesar de ello, el Pueblo Palestino resiste, aunque muertes le cueste. Este lunes de sangre, el Ejército de Israel tiñó sus manos con 55 muertes y más de 2.700 heridos. Acciones de “auto-defensa” le llaman. Las piedras son devueltas con balas.

Este 15 de mayo llamamos a solidarizar con la legítima resistencia del Pueblo Palestino y a luchar por su liberación nacional.

A 70 años seguimos gritando: ¡Palestina Libre!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *