Mujeres Autoconvocadas de la Universidad de Concepción emplazan al rector Carlos Saavedra

En el contexto del aniversario N° 99 de la Universidad de Concepción y la asunción de Carlos Saavedra como nuevo Rector de la universidad, las Mujeres Autoconvocadas de dicha casa de estudio emplazaron al Rector. A continuación reproducimos la carta que le hicieron llegar.

Concepción 14 de Mayo de 2018

Señor

Carlos Saavedra Rubilar

Rector

Universidad de Concepción

PRESENTE

Estimado Rector:

Nos dirigimos a usted como Mujeres Autoconvocadas de la Universidad de Concepción para solicitar que, como autoridad máxima de nuestra institución, se pronuncie frente a la seguidilla de casos de violencia de género que han denunciado estudiantes, académicas y funcionarias de nuestro espacio universitario.

El año recién pasado fue mediáticamente conocido el caso de la carrera de Periodismo de nuestra universidad, en el que académicos de dicha carrera fueron denunciados por ejercer acoso sexual contra varias estudiantes. Este año un candidato a la presidencia de nuestra federación de estudiantes, Manuel Pradenas de Ingeniería Civil Industrial, fue denunciado por violación y no hubo mecanismos de protección a sus compañeras mientras durara la investigación, quien al día de hoy continúa sus actividades académicas de manera regular.

A partir de la ineficacia de los medios institucionales de nuestro ordenamiento jurídico para tratar estos temas ̶̶ ya por la inexistencia de sanción al acoso, como por la dificultad de prueba en los casos de abuso sexual y violación ̶ compañeras de la carrera de Administración Pública y Cs. Políticas informaron públicamente, a través de la página del colectivo de mujeres del que participan, de las denuncias vigentes por violación contra uno de los estudiantes de dicha carrera para advertir a sus compañeras del tipo de personajes con quienes comparten en el espacio universitario. Esta acción de sororidad devino en una persecución contra las estudiantes por parte de la Jefa de Carrera subrogante, quien emitió solicitud de investigación sumaria en contra de quienes resultaran responsables de haber publicado la información que acusaba a Carlos Caro. Cabe mencionar que ninguna medida se tomó en aras de proteger a las víctimas ni de sancionar al acusado, lo que evidenció, en conjunto con los casos antes mencionados, que para nosotras la Universidad de Concepción no es un espacio seguro.

A raíz de esta comprensión, se realizó la primera asamblea de mujeres de la Facultad de Educación para compartir experiencias de violencia e identificar necesidades comunes. Fue así como nombres de académicos y estudiantes de nuestro espacio universitario comenzaron a aparecer como acosadores, abusadores y reproductores de la violencia patriarcal que cobra diariamente la vida o integridad de alguna compañera. Llegamos a la conclusión de que requeríamos tiempo y espacio para profundizar las conversaciones y recuperar del silencio tantos testimonios de compañeras que nunca se atrevieron a denunciar, por miedo a ser estigmatizadas, a no ser creídas, o simplemente porque la institucionalidad ha demostrado históricamente ser indiferente a la violencia ejercida sobre nuestros cuerpos. Es así como se resuelve la toma separatista del espacio de la Facultad de Educación, edificio que ha sido cómplice de cada círculo, reunión o asamblea en que han surgido nuevos nombres y testimonios al calor de la confianza y complicidad femenina.

De este ejercicio necesario para construir un espacio universitario seguro para nosotras, se replican las tomas separatistas en la Facultad de Cs. Sociales, en los departamentos de Administración Pública y Cs. Políticas y de Artes y, últimamente, en la Facultad de Arquitectura, Urbanismo y Geografía. Es desolador el número de relatos de acoso, abuso, violación, misoginia y encubrimiento que en estos espacios han confiado las mujeres de nuestra Universidad. Es de suma urgencia tomar acciones al respecto pues, de la ausencia de protocolos unitarios para tratar la violencia de género, las autoridades universitarias han promovido la impunidad de los agresores y nuestra propia desprotección, invisibilización e impotencia frente a la realidad violenta que sustenta el sistema patriarcal.

Es por lo anterior que exigimos a usted, como nuevo rector en ejercicio, que se pronuncie en torno a esta realidad que atraviesa nuestro campus desde los inicios de su historia y que ha pasado desapercibida por el nulo esfuerzo ejercido en pos de visibilizar y hacerse cargo del rol reproductor de la cultura machista que cumplen las instituciones educativas dentro de nuestra sociedad. Es usted quien concentra los medios para hacer de esta Universidad un espacio seguro, no-sexista y anti patriarcal que permita el íntegro desarrollo de la mitad de su población, quienes en ese sentido tenemos mucho que decir y aportar.

Nosotras planteamos que es necesario un cambio URGENTE. Y usted, ¿nos cree?

 

Esperando su buen recibimiento y pronta respuesta, se despiden atentamente,

 

 

 

Mujeres Autoconvocadas de la Universidad de Concepción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *